El análisis de las organizaciones sanitarias actuales nos obliga a adoptar una conceptuación dinámica de la organización basada en cuatro puntos fundamentales: la estrategia, las estructuras, la cultura y las personas.