La gestora enfermera desarrolla un complejo trabajo que exige comprender y coordinar el trabajo de las personas con diferentes habilidades, formación y personalidades para proporcionar una atención al paciente segura y de alta calidad. Las gestoras enfermeras deben asumir la responsabilidad del desempeño del personal, la gestión financiera, la utilización de recursos y los resultados de los pacientes, así como garantizar que la atención se preste de acuerdo con las normas de la práctica basada en la evidencia y las estrategias de salud.. Una gestora enfermera debe proporcionar liderazgo, asegurar que la unidad, área o departamento funcione sin problemas y ser un modelo profesional para su personal.